El momento ideal para comprar una vivienda

Cambios en la TDT y cómo afectan a las viviendas
14 enero, 2020
¿Cómo se determina que existe una minusvalía no sujeta a la plusvalía municipal?
18 marzo, 2020

Agente inmobiliario y comprador de vivienda firmando y haciendo la entrega de llaves del inmueble

La vivienda supone uno de los gastos más importantes para la mayor parte de los ciudadanos. Cada vez son más los que se preguntan si es mejor optar por un alquiler o por la compra de un inmueble. Hay varios factores que están favoreciendo en la actualidad esta última opción.

Son muchos los que optan por la inversión en la compra de viviendas. Entre las razones para ello está el precio de los alquileres, que se ha disparado en los últimos años. Además, el precio de las hipotecas se ha colocado en mínimos históricos y los bancos asumen los gastos hipotecarios.

El alquiler sube un 50 % en España

Durante los últimos 5 años, el precio del alquiler inmobiliario se ha encarecido un 50 % en el conjunto del territorio español. Así lo muestran los datos que elabora Fotocasa en su Índice Inmobiliario del alquiler. En dicho estudio aparecen las zonas en las que se ha encarecido más el precio: Valencia (69% más caro), Santa Cruz de Tenerife (68%), Barcelona (67%), Islas Baleares (66%) y Madrid (63%).

El euríbor en tipos negativos

Desde la primera mitad del 2016, el euríbor se sitúa en mínimos negativos. Actualmente, se mueve en el entorno del -0,25%, después de haber alcanzado el mínimo histórico en julio del año pasado, cuando bajó del -0,3%.

¿Qué es realmente el euríbor?

Es el tipo de interés que se aplica a las operaciones entre los bancos de Europa. Dicho de otro modo, el porcentaje que va a tener que pagar de tasa un banco cuando otra entidad le presta dinero.

¿Por qué es importante este índice?

Porque es el que se emplea como referencia en la hipoteca. De hecho, se emplea una media mensual a un plazo de un año.

Dada la situación actual, con un euríbor por debajo de 0, los intereses que ofrecen las hipotecas bancarias han decrecido en gran medida.

Adiós a los gastos hipotecarios

La última Ley Hipotecaria obliga a las entidades bancarias a asumir todos los costes que van unidos a la firma del préstamo hipotecario. Entre ellos se encuentran tanto los que están vinculados al notario como los de registro, gestoría y también el impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Eso quiere decir que los clientes que contratan una hipoteca solo van a tener que asumir los costes que derivan de la tasación de los inmuebles que van a comprar. Ese coste puede variar en función de la ubicación de la vivienda (no es lo mismo en Madrid que en un pueblo pequeño) y de si el tasador va a necesitar información adicional (notas del Registro o planos) para elaborar la tasación.

Una reducción de la hipoteca, de los gastos derivados de ella y el precio disparado del alquiler son factores que hacen de la compra de viviendas una opción cada vez más interesante